Terribles errores que cometen los hombres y que matan la pasión de cualquier mujer



NOTICIA:

Muchos pensamos que dominamos al mundo con nuestras mujeres y que siempre tomamos la decisión correcta a la hora de ir a la cama, pero esto no siempre es así.

Para que mejores tu vida amorosa completamente, te traemos algunos errores que puedes evitar que de seguro estás cometiendo con tu pareja y no lo sabes.

¿Sabías que a menudo cometemos errores muy feos y que muchas veces nuestra pareja no nos dice para no hacernos sentir mal?

Estas pequeñas ilustraciones te mostrarán lo qué no debes hacer para tener prosperidad y mejorar con tu pareja.

1. Mal olor en las axilas.


Nada más curioso que los olores: no se ven, no se tocan, ni se escuchan, pero poseen la increíble capacidad de botarte de la cama y mandarte corriendo por las escaleras en dirección contraria a su fuente de origen.

2. Nada más que calcetines.


Él puede tener un gran cuerpo y vestirse con mucho estilo, pero cuando se están yendo a la cama, es preferible que los calcetines no sean lo único que queden cubriendo su cuerpo

3. Los que hablan hasta por las orejas.


“¿Te gusta?” y “¿Estás disfrutando?”, son frases que podrían funcionar. Sin embargo, cuando se repiten demasiado pueden arruinar las cosas con insospechada rapidez. “¡Que por favor se calle!”

4. Un desafortunado gas.


Cuando te toca el mal del gas, es simple… No hay vuelta atrás.

5. Los arrítmicos.


Las cosas tienen que fluir, por eso es clave que ambos estén conectados y el ritmo en ese sentido juega un papel fundamental. Nada peor que un hombre con gran energía y capacidad aeróbica, pero que no lleva el ritmo. Está ahí, poniéndole todo la intención del mundo, sin embargo, pareciera que está convulsionando.

6. Cuando se equivocan de nombre.


Se miran a los ojos bajo las sábanas, él toca tu nariz con la suya y en medio de una ardiente noche de pasión, abre la boca y te dice: Romina… Pero tu nombre es Claudia.

7. Los que se emborracharon demasiado.


No cabe duda que el alcohol puede facilitar las cosas e incluso darle un toque mágico a la noche, sin embargo, es un arma de doble filo. Cuando lo ves balbuceando incoherencias en medio de la cama, ya nada tiene sentido.

8. Cuando terminan demasiado rápido.


Y, ¿eso fue todo?

¡DÉJANOS TU COMENTARIO!

Comentarios