Los 5 errores más comunes que mujeres y hombres cometen al comprar jeans



NOTICIA:

Si de algo estamos seguras es que la mayoría de nosotros somos buenísimos para comprar y cuando se trata de ropa, aún más. Pero, ¿lo estás haciendo adecuadamente? Esta duda salta sobre todo cuando estamos buscando jeans. Al ser un básico en el clóset, terminamos cometiendo algunos errores cuando vamos a la tienda.

En primer lugar les repasaremos los 5 errores más comunes que cometen las mujeres al comprar jeans:

1. Querer seguir todas las tendencias

Está bien si quieres probar todos los estilos y diseños, aunque si tu presupuesto es limitado y realmente deseas invertir en un par de jeans que te duren y que realmente uses, procura comprar aquellos que se adapten más a tu personalidad y que vayan mejor con tu tipo de cuerpo. Recuerda que “de la moda lo que te acomoda”.

2. Comprar la talla incorrecta

Nada de llevarte tallas chicas “para cuando bajes de peso” (sí, también lo he hecho), acepta tu talla actual y no te lleves ese par que te queda tan justo que apenas puedes respirar.

3. No medírtelos

Que se vean bien en un maniquí no quiere decir que se vean bien en ti. Muchas veces el modelo que nos gustó no es favorecedor, la tela no se acomoda, en fin. Nunca te lleves nada que no te hayas probado antes.

4. Apretado vs Ajustado

Es esencial tener un par de jeans que se ajusten perfectamente a tus piernas. OJO que no es lo mismo que te lastimen, recuerda que usar ropa muy apretada puede causar infecciones v4ginales y provocar la aparición de várices.

5. Ir a comprar presionada

Ir a comprar con prisa es lo peor que puedes hacer, date el tiempo de probarte tus jeans, buscar los adecuados y pensar si la inversión vale la pena.

 

Ahora toca el turno a los hombres.
1. Comprar jeans demasiado entallados.

Aunque está de moda usar jeans completamente pegados al cuerpo casi como los usan las mujeres, esto no se ve muy masculino que digamos. Así que a menos que seas un adolescente de 15 años muy delgado, será mejor que los evites.

2. El otro extremo: jeans demasiado holgados.

A menos que pertenezcas a la Mara Salvatrucha o alguna pandilla de tu barrio, los jeans demasiado holgados se ven terribles. Usa pantalones de tu talla y evita los dos cortes extremos de pantalones: Los extremadamente holgados y los súper entallados.

3. Jeans rotos en ambientes formales.

Los jeans que venden rotos de fábricas son para ambientes extremadamente informales y relajados, no decimos que esté mal usarlos para una salida entre semana entre tus amigos, pero corres el riesgo de que te vean como vagabundo si los utilizas para visitar un cliente, para ir al trabajo o incluso en una cita romántica cuando apenas vas conociendo a la chava.

4. Pantalones de brincacharcos o jeans que se van pisando.

Otra vez: Los extremos son malos. Tan feos se ven esos jeans que llegan apenas al tobillo y que cuando te sientas se te suben casi a media pantorrilla (los llamados pantalones de brincacharcos) como los jeans largos que terminan rotos de la parte inferior por irse pisando. Los jeans tienen dos tallas una es el ajuste en la cintura y la otra es largo, compra el largo suficiente para tu estatura y si es necesario recortarlos una o dos pulgadas cualquier sastre o costurera te hará ese trabajo por un par de dólares a lo mucho. Jamás los compres cortos, esos ya no tienen remedios.

5. Usar jeans de tendencias de los ochentas o noventas.

Está bien que los hombres por lo general no tienen mucho sentido de la moda, está bien evitar las tendencias y mantener un estilo clásico. Lo que no se ve muy bien que digamos es usar jeans que fueron tendencias hace una, dos o hasta tres décadas, así que trata de evitar aquellos jeans con un deslavado extremo que estuvieron de moda hace 15 años, los que tienen corte de campana que eran la onda en los setentas y que se retomó un poco la tendencia hace una década o los jeans llenos de bolsas y adornos adicionales, así que si tienes usando los mismos jeans desde hace 10 o 15 años, quizá sea hora de decirle adiós, good bye, sayanara. Vale la pena sacar la cartera para comprarte dos o tres jeans nuevos y de buen ver.

¡DÉJANOS TU COMENTARIO!

Comentarios